Cambio de bujías Bandit K8

En este tutorial os enseñaré a cambiar las bujías de vuestra moto. Como siempre, «la modelo» será mi querida Suzuki Bandit K8.

Lo primero que debéis hacer es comprobar el estado de vuestras bujías, aunque, si las cambiáis según la tabla que indica el fabricante, tan solo hay que comprarlas y ya.

La Bandit lleva bujías NGK CR9E aunque al trabajar en un lugar de clima más bien tibiecillo tirando a caliente le vamos a poner (igual que hace la casa oficial en mi ciudad) las NGK CR8E que son las mismas pero para clima más caliente.


Modelo de bujías a instalar

La primera acción a tomar una vez adquiridas las bujías es desmontar el depósito. Para ello solo hay que retirar el asiento y quitar los dos tornillos que se encuentran en la parte más baja del depósito con una llave fija o de vaso de 10 mm. Están marcados en la imagen siguiente:

Sacamos el asiento y quitamos los dos tornillos que sujetan el depósito con una llave de 10 mm

Retirados los tornillos el depósito queda suelto. Cabe mencionar, por si alguno no cae, que esto debe hacerse con el depósito de gasolina lo más vacío posible. ¿Por qué? pues… porque así pesa menos y nos será más fácil trabajar.

Ahora toca la desconexión del cableado de la bomba de combustible/indicador de nivel de gasolina y de la manguera de alimentación de combustible del motor. El primero lo veis marcado en verde en la foto y tan solo es necesario apretar ligeramente con el dedo una pestaña de bloqueo que tiene en uno de sus laterales y el segundo está dentro del círculo rojo de la imagen y para su extracción hay que hacer lo mismo que en el paso anterior pero con dos dedos ya que tiene un botónd e un lado y otro al otro.

Levantamos con cuidado el depósito y quitamos el manguito de la gasolina y los cables de la bomba y sensor de nivel

Aquí vemos otra perspectiva de ambos conectores:

Detale de los conectores a separar

Ahora desconectamos los dos respiraderos del depósito que son las dos mangueritas que vemos en la imagen y solo debemos tirar de ellas con cuidado. Luego al conectarlas de nuevo no hay lugar a confusión ya que entran a presión y son de distinto diámetro:

También hay que quitar los manguitos del respiradero del depósito

En esta imagen vemos los botones azules que hay que presionar para desconectar el manguito de gasolina del depósito. Si nos es más cómodo pondemos desconectarlo del motor en lugar del depósito. si os fijáis, abajo del conector que tengo en la mano y un poco a la derecha hay otro igual. Pues bien, es el otro extremo del manguito y va conectado al motor.

Detalle del manguito de la gasolina

Ahora toca el desmontaje de la fijación de la toma de llenado de la refrigeración. Hay que quitarlos cuatro tornillos marcados en la figura y listo, no desconectamos manguitos ni nada ya que sólo nos estorba la placa metálica y el resto podemos moverlo un poco. Cabe destacar si si vuestra Bandit es con motor SACS esto no lo tendréis ya que la refrigeración es por aire y aceite y no por agua.

Desmontamos la toma de llenado del refrigerante

Nos queda esto:

Tornillos quitados

Ahora ya tenemos las bujías a disposición y me dispondré a sacar las dos de la izquierda del motor y obviaré las otras dos ya que el procedimiento es exactamente el mismo.

Como podemos ver en la imagen se ve la bobina de la bujía del cilindro número uno y su cable de conexión al CDI. Hemos de desconectar el cable presionando una pestaña que tiene arriba y tirando del conector.

Retiramos las conexiones de las boboinas de las bujías

Y nos queda esto:

Bobinas desnoectadas

Toca sacar la bobina de la bujía. Este paso, aunque no es nada complicado es muy delicado ya que la bobina va a presión y cuesta hacer fuerza hacia arriba por el poco espacio y si hacemos palanca con algo, como yo con una llave fija, ha de ser con todo el cariño del mundo ya que si se rompe el plástico de la misma puede que el conector no encaje bien y tengamos problemas de encendido de ese cilindro o bien que se rompa por la parte de alto voltaje y nos esté dando calambres contínuamente con el motor en marcha. Si se os rompe, nada de «a ver cómo va», id y comprar otra bobina.

Otro método que podéis usar es el que ha inventado el compañero Topito del Foro Bandit (www.forobandit.es) y que consiste en coger un cable y enrollarlo en la pipa de la bujía, como él mismo describe, como si fueras a ahorcarla y dejar los dos extremos hacia arriba para tirar de ella, así lograremos sacarlas sin ningún problema y sin causarles daño alguno.

Extracción de la bobina de la bujía

Las bobinas laterales salen hacia arriba e inclinándolas un poco hacia adelante. Veréis que el chásis tiene una hendidura que encaja perfectamente con la inclinación que ha de tomar la bobina para salir, eso os puede dar una guía de cómo sacarla. Os apunto que debéis girar la bobina de forma que el conector quede hacia el exterior de la moto, sino no saldrá ya que pegará del bastidor.

Extracción de una de las bobinas de los cilindros exteriores

Bueno, toca sacar las bujías.

Entre las herramientas de la moto están estas dos llaves de tubo. La más corta es para las bujías laterales y la más larga para las bujías centrales.

Llaves que vienen de serie con la moto para la extracción/instalación de las bijías

Introducimos la llave tal como se ve en la imagen (ahora ya sabemos por qué se dobla).

Forma de introducir la herramienta para la extracción de las bujías

Y se queda a la vista un simple trocito:

Como queda la llave de la bujía una vez introducida

Ahora podemos usar una llave fija de 14 mm o una llave de vaso con una carraca, como prefiráis. Si usamos la carraca tan solo la encajamos en el trozo de llave que asoma:

Forma correcta de girar la bujía para sacarla o ponerla

La llave de bujías lleva dentro una pequeña goma circular que no hay que quitar ni perder ya que su función es rodear la punta superior de la bujía encajando con ella para que cuando tiremos de la llave la bujía salga pegada. Sino, a ver quién es el guapo que mete los dedos en un motor DOHC o un SOHC con las bujías embebidas y las saca.

Total, que vamos desenroscando las bujías y cada tanto tiramos levemente de la llave a ver si sale la bujía. Una vez que comprobemos que está suelta no tiene mayor inconveniente el sacarla, tiramos de la llave, la doblamos y tiramos de nuevo. La bujía, como dije antes, sale pegada a la llave.

¡Bujía fuera!

Comprobamos el estado de las bujías a simple vista. En mi caso vemos que el desgaste del electrodo no es significativo, podría recalibrarlas y usarlas de nuevo pero en vista de que en dos semanas haré un gran viaje no es plan de tener que cambiarlas en la carretera sabe Dios dónde.

Hay que observar el estado de la bujía, esto puede decir mucho del estado del motor

Continuamos con la calibración de las bujías nuevas (el paso es el mismo si decidís recalibrar las antiguas).

Para recalibrar las bujías necesitamos un calibrador de bujías. Yo me he decantado por uno de lainas aunque también los hay que son circulares y se llevan en el llavero como los dos siguientes:

Un tipo de calibrador de bujías
Otro tipo de calibrador de bujías

El primero tiene un grosos distindo según lo vamos recorriendo en su perímetro y estos vienen indicados en la escala graduada que vemos arriba. Digamos que es como la rosca de un tornillo pero de una sola vuelta y el segundo tiene varios alambres de diferentes grosores según indica la escala.

Todos los calibradores se usan igual, se meten entre el electrodo de la bujía y la tierra y se abra este último contacto hasta que la separación sea la indicada por el fabricante del motor.

Yo os explicaré cóm funciona el de lainas que es el más habitual y el que tengo yo.

Como veis tiene varias láminas o lainas con diferentes grosores y están indicados en milímetros y pulgadas. La Bandit K8 necesita uan separación de entre 0.7 y 0.8 mm (justo las tres lainas que están marcadas en la imagen).

Mi calibrador de bujías. Hay que ir sumando espesores hasta tener el adecuado

Pues como la separación es entre 0.7 y 0.8 yo eligo 0.75. Parece lógico, ¿no? Pues cogemos esa lámina y la metemos entre el electrodo y el contacto de tierra. En la imagen se ve cómo está puesta y si os fijáis la bujía está boca abajo.

Calibración de la bujía

Una vez que hemos metido la lámina y hemos separado el electrodo no hay más que hacer. Si la bujía está demasiado abierta el procedimiento para cerrarla es simple, le damos unos leves toquecitos con el calibrador o sobre una superfice dura y esta se cierra, luego volvemos a comprobar la separación. Si vamos a recalibrar una bujía usada será justo lo que tendremos que hacer, cerrar y recalibrar.

Ahora metemos la bujía nueva en la llave, la introducimos en el motor, apretamos y listo (el inverso de lo que hicimos para sacarla). Recordad los pares de apriete (10 Kgf·m en nuestro caso) o apretar hasta que simplemetne no de más, si os pasáis os tocará hacer una chapuza para recuperar la rosca (desmontar culata, abrir un agujero par auna bujía «gorda», hacer rosca y rezar que vaya bien, entonces tendréis tres bujías finas y una gorda).

Ponemos la bobina asegurándonos de que hace un «click silencioso» a presionarla sobre la bujía, conectamos el cable y a la siguiente.

Vamos a la bujía dos. Esta es la más difícil, las otras dos son más fáciles. La bujía tres está muy visible y la cuatro es idéntica a la uno.

Apartando un poco los manguitos de refrigeración (los SACS no tendréis este problema) está la bobina. Seguimos los pasos anteriores paras sacarla (desconexión del cable y tirar suavemente de la bobina).

La bujía del cilindro dos está un poco escondida

Retirar la bobina consiste en tirar de ella hacia arriba.

Hay que trabajar la bujía dos un poco a ciegas

Introducimos la llave larga y con la carraca aflojamos la bujía igual que antes.

Para las bujías centrales usamos la llave más larga

Seguimos el procedimiento anterior para retirar, calibrar, apretar y reinstalar la bobina.

Necesitaremos un extensor en la llave de carraca para poder llegar a la llave de bujías en los cilindros centrales

El procedimiento para las otras dos bujías es exactamente igual que las dos anteriores.

Luego montamos el depósito a la inversa de como lo hemos quitado, arrancamos la moto y la dejamos a ver si el ralentí es estable y más o menos a las mismas revoluciones por minuto que antes.

Si la moto presenta un ralentí irregular, pistonea, pierde fuerza o no acelera bien es porque hay al menos una bujía mal calibrada, mal apretada o una bobina mal puesta. Si es así, ya sabéis lo que toca…

Por favor, comparte y comenta:
error