Batería/arrancador portátil

¿A quién no le habrá pasado que va con toda la ilusión a hacerse una ruta y al arrancar su moto resulta que ésta tiene la batería muerta o con poca carga y no es posible ponerla en marcha de ninguna de las maneras? No sé a vosotros, pero a mí me acaba de pasar…

Por diversas circunstancias no he podido coger la moto en un período prolongado de tiempo y al final la batería no tenía suficiente carga para arrancar. Pues bien, como mi garaje es un segundo sótano no podía empujarla cuesta abajo, sólo me quedaba arrancarla con los cables pero vaya, el coche donde están los cables está en el taller con las pinzas dentro y el último recurso es llamar a la grúa y que vengan después de una hora con una batería externa como arrancador. Y, ¿por qué no puedo tener yo uno? ¿Será muy caro? Son las preguntas que me hice y me puse a buscar y encontré en Amazon un trasto muy interesante a, lo que considero yo, muy buen precio, «chinorris» por supuesto, y que sólo faltaría probar a ver qué tal. Se trata de la batería externa/arrancador GooLoo GP37 Plus:

Batería/Arrancador GooLoo GP37 Plus

Mis dudas vinieron en cuanto lo vi por la web. Conozco los arrancadores que se usan en los talleres y estos serán 20 veces el tamaño de este cacharro. Su publicidad, que a fecha de escritura de este artículo aun no me creo, decía que podía arrancar motores de hasta 7 litros gasolina y 5,5 diésel… mucho músculo pretende tener este aparatejo, ¿no? Pero bueno, hoy las baterías LiPO hacen mucho.

Sigo sin fiarme mucho y me pongo a leer los comentarios, tiene casi las cinco estrellas de Amazon, increíble, y todo el mundo coincidía en que funcionaba, que era bueno y tal y me convenció uno que dije que había podido arrancar un Alfa Giulietta. Pues bueno, como son 65,99€ y no 300 de un arrancador de taller (y el calentamiento por no poder haber podido arrancar la moto) ahí voy y lo compro.

Llega a casa el aparatejo en cuestión y la caja se me hace un poco grande para lo que ponía en la descripción pero al abrirlo veo que viene con una especie de funda en forma de carpeta y dentro los cargadores de casa, coche, las pinzas para arrancar el vehículo y un cable microUSB.

Arrancador fuera de su caja en la funda de transporte
Arrancador fuera de su caja en la funda de transporte
Arrancador con sus accesorios en la funda de transporte
Arrancador con sus accesorios en la funda de transporte

Al examinarlo la pinta es buena, parece a simple vista de buena calidad, buen tacto, pesa un poco y los materiales del resto de componentes se les ve muy buenos.

Contenido del interior del paquete, el arrancador con sus accesorios
Contenido del interior del paquete, el arrancador con sus accesorios

Miro todo lo que tiene y posee una toma de carga para conectar el cargador de casa o de coche, dos tomas USB, una con salida de 2.1A y otra de tensión variable para los dispositivos con carga rápida, salida de 12V/10A, conexión para las pinzas, linterna y un indicador de carga formado por cinco LED’s.

Tomas de carga, salida 12V y salida USB para cargar diversos dispositivos. El botón es para activar la linterna.
Tomas de carga y salida
LED's indicadores de carga de la batería
LED’s indicadores de carga de la batería
Especificaciones técnicas e indicaciones de seguridad impresas en el reverso del dispositivo
Especificaciones técnicas e indicaciones de seguridad impresas en el reverso del dispositivo
Dispone de linterna y también se aprecia en la imagen la conexión para las pinzas de arranque
Dispone de linterna y también se aprecia en la imagen la conexión para las pinzas de arranque

En la siguiente imagen podemos ver cómo queda el arrancador con las pinzas puestas. Como veréis apenas ocupa espacio, no será incómodo de poner en el motor del coche o sobre la batería de la moto para arrancarla.

Si os fijáis bien en las pinzas de arranque, en la zona que hace de bisagra, veréis un cablecito. Este cable lo que hace es comunicar las zonas metálicas de la pinza para que así la corriente pase por ambas «mandíbulas» de la pinza. He de decir que esto es todo un detalle, muchas pinzas «buenas» no lo hacen así y sólo una cara conduce la electricidad volviéndose a veces un poco difícil mantenerlas bien para que hagan contacto con los bornes de la batería.

Arrancador con las pinzas puestas
Arrancador con las pinzas puestas

En la zona del conector de las pinzas vienen dos LED’s, uno rojo y otro verde. El rojo indica inversión de polaridad al conectar el arrancador a la batería del vehículo y el verde indica la correcta conexión y el estado de la batería del vehículo (muerta o arrancable). Además dispone de un buzzer que pita según el estado.

También veréis el botón «Boost» que se usa para cuando la batería está muerta o muy descargada dar un pico de corriente muy alto durante unos segundos para que el vehículo pueda arrancar.

Caja protectora de conexión errónea con circuitería interna y avisadores lumínicos y acústico y botón "Boost"
Caja protectora de conexión errónea con circuitería interna y avisadores lumínicos y acústico y botón «Boost»

Otro detalle es que las instrucciones, aparte de venir en el típico manual de papel, vienen impresas en la caja de protección:

Una vez presentado el aparato toca cargarlo, viene como a un 75% de carga y, como todo aparato con baterías, es aconsejable cargarlo antes de usarlo y más aun si va a dar toda esa potencia en un alto consumo.

Después de dejarlo cargar toda la noche quería probarlo y en ese momento lo que más tenía cerca era una Ducati 1000 DS de un amigo que como sólo la usa para circuito y llevaba mucho sin cogerla la moto no arrancaba, así que me fui a ello, conecté las pinzas, encendí el arrancador y allí que le dimos al botón de arranque de la Ducati… Resultado: ¡ARRANCÓ A LA PRIMERA! impresionante, como si tuviese batería.

Con este buen sabor de boca (porque el arrancador hubiese funcionado y no por haber tocado una Ducati… XD) al llegar a casa lo puse en mi Bandit que tenía la batería más que muerta, apenas encendía algún LED del cuadro. Conecté el cargador, pasé la llave y encendió todo, embrague, botón de arranque y ahí estaba la Pitufa rugiendo de nuevo… Como la batería estaba tan pero tan descargada, al desconectar el cargador la moto seguía en marcha mientas tenia algo de puño pero al bajar al ralentí se apagaba de nuevo. Puede arrancarla cinco veces así y el arrancador ni se inmutó.

Parece haber sido todo un acierto el comprar este arrancador. No sé cuánto le durará la batería una vez almacenado, no es algo que, por suerte, se necesite habitualmente, quizá la próxima vez no funcione (como ya me pasó una vez hace años con un cargador de batería que funcionó una vez y después de unos años, a la segunda, no).

He de deciros que cuando se conecta y se enciende el LED verde, encendemos el aparato e inmediatamente da corriente pero pasados unos segundos la corta y la vuelve a dar. Imagino que será un sistema de verificación interno y en ese corte de corriente, de apenas un segundo, el vehículo no arranca o si ha arrancado y necesita del arrancador para seguir en marcha se apagará pero me di cuenta de que se escucha un relé cuando hace eso y si esperáis a que haga «click clack» ya no os quita la corriente.

En cuanto a la linterna, la probé en el garaje a oscuras y bueno, alumbra bien, sin matarse pero no llega muy lejos, cumple su función. Tiene modo fijo, intermitente y SOS.

Mi opinión personal: a falta de saber si la batería interna fuga (que se descargue con el tiempo rápidamente) y de si pasado un tiempo el aparato seguirá funcionando y no se rompe como por «arte de chinos» u obsolescencia programada el arrancador es una buena compra, además tiene linterna y vale como «power bank», ¿qué más se le puede pedir?

Por favor, comparte y comenta:
error